Periodismo social, la nueva fórmula de informar sirviendo a la sociedad

gagagagaga“El periodista está llamado a conocer mejor los efectos de sus acciones y a no cerrar los ojos ante ellos. El criterio de valoración no debe ser la efectividad, sino la verdad y la justicia, para dar sentido a su profesión y ayudar al hombre”, resaltó Juan Pablo II durante un encuentro con comunicadores en 1980. Para abordar el periodismo como aconsejaba el Papa, algunas facultades forman desde hace algún tiempo a sus profesionales en la proximidad con el entrevistado y en un tratamiento correcto de problemas actuales como la discapacidad, la cooperación o la marginación social. La siguiente protagonista es un claro ejemplo de ello y habla con Mirada21.es.

Jazmín Rivera, es periodista, y durante el año pasado cursó un Máster de Periodismo Social en Madrid. La informadora costarricense, de 32 años, es licenciada por la Universidad Latina de Costa Rica y ha trabajado los últimos 12 años en diferentes medios de su país. En la actualidad es subdirectora de Editorial Televisa para Centroamérica, perteneciente a la cadena mexicana Televisa. Para Jazmín el periodismo no es más que una gran herramienta para servir a la sociedad.

¿En qué consiste el periodismo social?
Es aquel que asume su responsabilidad en los procesos sociales, que reflexiona sobre su papel en el devenir social y, además, se preocupa por la búsqueda de soluciones. El periodista social está al servicio de la sociedad, tiene una misión: llevar esperanza, sí se puede dar a conocer una tragedia con belleza y en definitiva ser la voz de los que no tienen voz.

¿Cómo se puede llevar a la práctica?
El periodismo social se realiza desde el momento en el que pienso sobre qué voy a escribir y a quién se lo voy a dirigir. En vez de resaltar lo negativo, enfocar lo positivo; contar las cosas como si fueran personas de mi familia, incluso a veces administrar los datos para no herir; hay que tener en cuenta que se trata de una persona que está sufriendo y merece respeto y consideración. La fórmula es fácil y la inventó hace mucho tiempo el periodista polaco Ryszard Kapuscinski, quien decía: “El buen periodista es, ante todo, un buen ser humano”. Para mí, una de las características del periodista es la empatía, la habilidad de sentirse inmediatamente como uno de la familia. Compartir los dolores, los problemas, los sufrimientos, las alegrías de la gente. Las personas reconocen de inmediato si el periodista está realmente entre ellos o si es un pasajero que vino, miró alrededor y se fue.

¿Se puede hacer periodismo social en todas las ramas de la profesión?
Claro que sí, en todas las secciones, incluso en el deporte. Se trata de buscar el lado humano, de poner primero la dignidad humana, es complicado por los intereses económicos de los medios, pero se puede.

¿Qué importancia tiene el periodismo en la sociedad?
Mucha, no solo es importante sino que el periodismo social es necesario y considero que la prensa necesita ese cambio. La información no es una mercancía; la información necesita un plus de responsabilidad, informar sobre una persona con dignidad, nos dirigimos a una persona, a una sociedad con derecho de información.

¿Puede el periodista hacer propias las demandas de la sociedad?
Puede ser la voz y tender la mano, ponerse en los zapatos del otro y verlo como al prójimo. Cuando informamos del drama de una persona hay que hacerlo ayudando a visibilizar lo que la sociedad no quiere ver. El periodista debe quitarse prejuicios y acercarse a la persona, de tal forma la marginación no se acrecienta.

¿El periodista solo “denuncia” o también “construye”?
Ambas, un periodista antes de ser periodista es persona y parte de una sociedad, es quien tiene la posibilidad de denunciar y construir, buscar soluciones, tender una mano.

¿El periodismo es “servir” o “poder”?
Un poco de ambas y por eso lo llamamos el cuarto poder, porque puede denunciar, alertar, comunicar y servir siendo una vocación. El periodismo me viene dado para el servicio y la construcción de una sociedad mejor. El Papa Francisco en su pasado mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, de enero de este año, decía: “Los medios de comunicación social son hoy instrumentos principales en la creación de la cultura. Gracias a los medios, los comunicadores llegan a enormes audiencias. Me gusta catalogar este poder que tienen los medios con el concepto de ‘proximidad’. Su fuerza radica en la capacidad de acercarse y de influir en la vida de las personas con un mismo lenguaje globalizado y simultáneo. La categoría de ‘proximidad’ entraña una tensión bipolar: acercarse, alejarse y, a su vez en su interioridad, también está tensionada por el modo: acercarse bien y acercarse mal. En el ejercicio de los medios hay una manera de aproximarse bien y otra de aproximarse mal”.

¿Cómo compaginar dar voz a los sin voz con la rentabilidad del medio para el que se trabaja?
Ahí es lo complicado, la mayoría de veces imperan los intereses económicos y se olvida la dignidad humana. Por eso, considero que es necesario un cambio en la prensa y volver la mirada al otro. El periodismo requiere de estudio, sensibilidad y experiencia, como en tantas otras profesiones, pero implica una atención especial respecto a la verdad y esto lo aprendí en el Máster de Periodismo Social.

¿Se puede hacer periodismo social en países como Irak? ¿El periodista debe arriesgar la “vida” por la “verdad”?
Ese es un ejemplo muy válido. Nuevamente nos lo recuerda Kapuscinski: “Para mí es fundamental que un reportero esté entre la gente sobre la cual va, quiere o piensa escribir. La mayoría de la gente en el mundo vive en muy duras y terribles condiciones y si no las compartimos no tenemos derecho, según mi moral y mi filosofía, a escribir”. Eso para mí sería buscar la verdad.

¿La actualidad la escriben los poderosos o las historias personales de la gente?
Es un todo que se complementa porque somos una sociedad y necesitamos como tal esa integridad. Las historias personales de la gente son las que enriquecen a la sociedad y al ser humano. Estas son las que hacen posible llegar al corazón del receptor del mensaje. El valor humano nunca se debe excluir de un medio de comunicación.

(Leer original aquí) #Mirada21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s