“Hay que explicar que los políticos no somos todos corruptos”

mirada21-1“El papel político-social de la juventud para el perfeccionamiento de la comunidad es esencial porque la juventud es, precisamente, la edad del inconformismo, de la exigencia de perfección, del hambre y de la sed de justicia”, escribió el filósofo José Luis Aranguren. El siguiente protagonista es un ejemplo del papel que debe seguir la juventud en la sociedad y tiene la dificil labor de ser político en un tiempo de fuerte descrédito para la institución.

Iñaki García Calvo tiene 26 años, es licenciado en derecho por la Universidad de Deusto (Bilbao) y desde hace un año es uno de los ediles más jóvenes de España. Desde su escaño en el Ayuntamiento de Vitoria trabaja para mejorar las condiciones de vida de sus conciudadanos y poder honrar con vocación de servicio esta profesión. Iñaki analiza para Mirada21.es sus retos como concejal de Planificación Cultural y Fiestas de su ciudad y comenta los temas más importante del panorama político.

¿Cómo nació su vocación política?
Tengo una doble vocación para estar en política, por un lado me viene dada desde hace años de mi interés por lo público y por otro de los sentimientos que tengo hacia mi ciudad. Ser concejal de la ciudad que llevo en el corazón es algo de lo que estoy muy orgulloso, aunque suene un poco a frase hecha.

¿De qué forma animaría a un joven con inquietudes a dar el salto a la política?
Es complicado animar a los jóvenes a que entren en política con la que está cayendo. Últimamente, se presenta a la clase política como si toda fuera corrupta y es todo lo contrario. Cuando uno es joven, tiene la fuerza necesaria para rebelarse contra lo que está mal y hacer lo mejor para su ciudad. Que se animen, los jóvenes somos necesarios, aunque parezca que la edad pueda parecer un hándicap.

¿Cómo es el día a día de un político?
En esta profesión se sabe cuándo se empieza el día pero no cuándo se acaba, suelo empezar a las 8.30 h y procuro estar en el despacho dedicando tiempo a las comisiones y a los plenos. Intento comer en casa, es una suerte que tengo por vivir en una ciudad como Vitoria en la que se puede uno mover andando. Dos tardes a la semana recibo a los ciudadanos para que me comenten sus inquietudes, esto es muy gratificante para mí. Como concejal de Planificación Cultural y Fiestas tengo que acudir a muchas actuaciones de teatro y otras manifestaciones artísticas. Para todo esto es fundamental tener una vocación de servicio público grande porque si no estás perdido.

¿Qué opina de la corrupción? ¿Qué soluciones se podrían dar?
La sociedad española está muy cansada de la corrupción. Pero tenemos que explicar que los políticos no somos mayoritariamente corruptos, de todos los cargos públicos que hay son una minoría los que obran como no deben. En este tema se debe ser contundente, cuando se sepa que un político ha ejercido su cargo de forma corrupta hay que echarlos de la política, debemos ser implacables. A veces también se puede pecar de injustos con gente inocente por ir más allá y eso no debe ocurrir. Hay que buscar soluciones. La corrupción es igual para todas las profesiones pero al que sirve a la sociedad se le debe exigir ser humilde y honesto. El “y tú más” ya no vale, la corrupción afecta a todos los partidos.

¿Pueden influir los valores en la política?
Por supuesto, por muy político que seas hace falta personas que en su trabajo diario tengan valores. Para eso es clave la honradez.

¿Debe ser el político un referente para la sociedad?
El político siempre es un referente para la gente, debemos ser ejemplares en nuestra conducta. De nosotros depende muchas veces el día a día de la ciudad, si no somos ejemplares ¿cómo vamos a ser un referente?

¿Qué retos políticos tiene?
Me atrae la política porque es más necesaria que nunca, el hecho de querer y ayudar a tus conciudadanos. Cuando uno ve que lo que hace puede ayudar a la gente es una de las mayores satisfacciones y yo en este año que llevo lo he comprobado. Poder meterte en la cama con la satisfacción de ese servicio a la sociedad cumplido es algo muy gratificante.

¿Qué opina de la irrupción de Podemos?
No me da miedo que sea un partido antisitema o populista, que lo es, sino el porqué de su ascenso. Los partidos grandes algo hemos hecho mal para que ocurra esto y si llegan a tener poder sería un gran problema. Es necesario preguntarse de dónde viene este hartazgo de la sociedad.

¿La juventud es un valor para la política?
Yo estaba el 14 de la lista y al irse dos concejales y renunciar otros tantos me propusieron a mí. Yo agradezco a nuestro alcalde que me diera la oportunidad y que confiara en un joven para encargarle este servicio. La juventud es un valor, aporta ideas frescas, energía, fuerza y otra forma de hacer política. Los jóvenes también podemos echar las horas que hagan falta. Pero la veteranía también es necesaria, el binomio de la juventud y la experiencia es el que hay que intentar conseguir.

¿Qué opinión le merece la no reforma del aborto?
A nivel personal yo creo fírmemente en el derecho a la vida y el Estado tiene entre sus competencias la protección de las madres y de los hijos no nacidos. Pienso que no se ha sabido gestionar bien y han quedado desencantados tanto los votantes del PP como los detractores de este derecho. Debemos trabajar más para tener un consenso y sacar un nueva ley del aborto que derogue la de Zapatero. También hay cosas del Proyecto de Ley que no se han contado, por ejemplo que la mujer que abortase estaría despenalizada. Este tema está muy ligado a cuestiones personales, a valores muy íntimos y es complicado en cualquier caso.

¿Se debe gobernar a golpe de encuesta?
A mí personalmente las encuestas no me gustan nada. El otro día el diario Gara decía que el PP ganaría las elecciones en Vitoria en mayo de 2015. Hay dirigentes políticos que se basan en estas informaciones, yo pienso que el pulso de la gente se mide pateando las calles y hablando con ella.

¿Existe división de poderes en España?
Es lo que quiero pensar, que el Poder Judicial es independiente. Porque si no operaciones como la “Operación Púnica”, donde se han detenido a dirigentes del Partido Popular, no se habrían producido si estuviera politizada la Justicia. Pero hay cosas que no me gustan, hace unos días descubrieron a una vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) trayendo dinero de Andorra. Aunque no fuera una práctica ilegal, era una situación comprometida y en los medios se le nombraba como “la representante a propuesta de CIU” y esto no me gusta, es una jueza y nada más, no representa a ningún partido.

¿Se puede tener criterio propio militando en un partido político?
Absolutamente, cualquier cargo de un partido o simpatizante no puede ir como un borreguito a favor siempre del argumentario oficial del partido. Si fuera así no tendríamos ningún criterio ni capacidad para pensar. El alcalde de Vitoria ha criticado políticas nacionales y no pasa nada.

¿Cuál es su opinión sobre temas sociales como los deshaucios?
Se puede y se han hecho cosas, aunque los medios en este tema juegan un papel fundamental. Hace un tiempo las noticias eran lamentablemente siempre sobre estos temas y ahora ya no, no sabemos si porque se ha mejorado la cosa. El Gobierno ha legislado de la forma que lo tenía que hacer, aunque es lamentable cuando se oyen casos como el de la señora de Vallecas. La gente acude a lo que tiene más cercano y la Administración debe darle una respuesta.

¿Qué le parece la actuación del Gobierno en el desafío independentista de Cataluña?
El discurso de Rajoy y Alicia Sánchez Camacho ha sido contundente. Que la gente esté tranquila que no se va a celebrar ninguna consulta y Cataluña seguirá perteneciendo a España. Además, no sería un tema para que lo decidiera solo una parte de España sino todo el conjunto.

Ahora que ETA no mata ¿es necesario olvidar? ¿qué papel tienen las víctimas del terrorismo?
No hay que olvidar absolutamente nada de lo que ha pasado. La memoria es la base de todo, aunque estemos enormemente mejor que antes. Yo por ejemplo estoy sin escolta pero es cierto que tengo compañeros que sí la han tenido que llevar. Hemos dado un salto cualitativo pero es preocupante que todavía haya parte de la sociedad que lo legitime, hay mucho por hacer. Hasta hace cuatro días había tiros en la calle y queda una parte de la sociedad que nos sigue odiando, hay que trabajar mucho para vacunarse contra ese odio. Para ello, las víctimas juegan un papel clave, ellos son por desgracia los protagonistas y han vivido el sufrimiento en primera persona, las víctimas tienen que ser la piedra angular.

(Leer original aquí) #Mirada21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s