“Poder vivir y contar eventos históricos es algo maravilloso”

darioo1El siguiente protagonista siempre había soñado con llegar a ser corresponsal para algún medio de comunicación. Tras unos años de esfuerzo y formación, ha logrado conseguirlo. Darío Menor es periodista y nació en Murcia hace 32 años, desde hace siete trabaja en Roma (Italia) para medios como La Razón, Telecinco, Onda Cero, El Confidencial o Vida Nueva. Este joven profesional, que ha vivido anteriormente en Egipto y Canadá, comenta a Mirada21.es la simple y, a la vez, compleja labor del periodista: “contar a la gente lo que le pasa a otra gente”.

¿Qué es lo más gratificante de ser corresponsal?
Poder vivir en primera persona y contar eventos históricos es algo maravilloso. Es igualmente estupendo dar voz a personas que no la tienen, hacer historias de denuncia o dedicarte a temas con los que te diviertes. Lo más duro son los horarios, las condiciones económicas y laborales que ofrecen algunos medios y los temas que, en ocasiones, te toca hacer para llegar a fin de mes.

¿Pensaba ser corresponsal cuando empezó la carrera?
Siempre me ha gustado la información internacional y vivir en el extranjero. Supongo que iba encaminado a esto y luego tuve la suerte de que me dieran la oportunidad.

¿En el periodismo se puede acabar haciendo lo que a uno le gusta?
Claro que sí. Y si en el medio para el que trabajas no te lo pasas bien, siempre puedes desarrollar tus propias historias y colocarlas donde puedas. O autopublicarlas. Internet ha cambiado todo.

¿Cómo se organiza para poder escribir para tantos medios?
En primer lugar, dedicando bastantes horas. Trato de organizarme bien el tiempo de trabajo entre los momentos que dedico a escribir, a leer e informarme y a hacer entrevistas o acudir a ruedas de prensa. Me beneficio además de que una parte del trabajo que hago puede usarse para varios medios. Por ejemplo, una entrevista puede dar para hacer una crónica de radio con los cortes y luego se puede usar el contenido para medios escritos.

¿Cuál es la misión del periodista?
Los periodistas son gente que le cuenta a la gente lo que le pasa a otra gente. La frase es de Eugenio Scalfari, no mía. Pero me gusta. Claro que se puede vivir sin ellos. No hay más que mirar lo que pasa en las dictaduras. Allí no dejan que haya periodistas de verdad. Por eso, entre otros motivos, vivir allí es un infierno.

¿Está satisfecho como profesional?
Sí, me gusta mucho mi trabajo, aunque me gustaría tener unas mejores condiciones, como todos, supongo. Mi meta es intentar hacer cada día mejor mi trabajo y aprender de los maestros que tengo alrededor.

¿Qué se siente al poder viajar con el Papa, estar con el presidente de Italia…?
Leía el otro día que el periodismo es desayunar con el presidente, comer con el general, y luego volverte a casa en autobús. Me hizo gracia. No hay que perder la perspectiva y el lugar donde estamos. Tal vez con el que resulta más fácil perderla es con Francisco, por su capacidad para conmoverte como persona y dejarte con la boca abierta como profesional. Es un honor poder contar las andanzas del líder espiritual de nuestro tiempo.

¿Hace falta algo especial para ser corresponsal?
Lo primero, saber idiomas. Luego, estar dispuesto a vivir alejado de tu país y de tu gente, que es algo que no le gusta a todo el mundo. Y en este tiempo, ser además multimedia, porque si no, resulta difícil sobrevivir.

¿Se necesita conocer la idiosincrasia del país en el que se trabaja?
Claro que sí. ¡El conocimiento nunca está de más! Un país no solo se entiende leyendo sus periódicos. Hay que leer a sus autores clásicos, ver su cine, escuchar su música. Y hablar con su gente, por supuesto.

¿Qué es lo que más le gusta de Italia?
Italia es probablemente uno de los países más hermosos del mundo. Se vive muy bien. A pesar de las dificultades burocráticas, esta nación es estupenda para un periodista extranjero. Es un pozo sin fondo de historias de todo tipo, y la gente, en su mayoría, es agradable y simpática. Orson Welles decía en la película El tercer hombre que con los Borgia, en Italia, hubo guerras y matanzas, pero también el Renacimiento, con Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci, mientras que Suiza, en 500 años de paz y democracia, solo nos ha dejado el reloj de cuco.

¿Ir a Irak, en estos momentos, es una temeridad o una necesidad?
Es ambas cosas. Para ir a estos países hay que tener mucho valor, dedicación absoluta a la profesión y un medio detrás que te respalde bien.

¿Qué le parece el llamado periodismo ciudadano?
No acaba de convencerme. Para ser un buen periodista hay que formarse. Como dice un compañero, ya tenemos bastante periodistas malos. Y eso que están formados. Habrá algunos “ciudadanos” que hagan buen periodismo, claro está, pero no creo que sea el remedio para los males de la profesión.

¿El periodismo está evolucionando?
Está ya evolucionando. ¿Cuánta gente de su generación compra periódicos? Ha cambiado la forma en que la gente se informa. Pese a los cambios que lleguen a los medios, el buen periodismo seguirá siendo el de siempre. El de alguien que va a los sitios donde pasa algo y te lo cuenta bien, te ayuda a entender lo que ocurre y tal vez no consigue que seas mejor persona, pero sí que seas más crítico.

¿Qué consejo le daría a un joven periodista?
Que lea, viaje y aprenda idiomas. Y que escriba y haga piezas de vídeo y audio. Si no se las publica nadie, que abra un blog y se las publique él.

(Leer original aquí) #Mirada21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s