Rap cristiano, evangelizar a los jóvenes en su propio idioma

rap1Josué Villalón y Jericó Chimeno son los integrantes de Black Soul, un grupo madrileño que utiliza las rimas para transmitir su fe. “Dios no tiene miedo de las periferias. Si ustedes van, allí lo encontrarán”, comentó el Papa Francisco en septiembre de 2013 durante un encuentro con jóvenes cristianos en el Vaticano. Los protagonistas de esta noticia son dos madrileños para los que la música es la mejor herramienta para llevar el mensaje de Dios a las periferias del mundo.

Josué Villalón y Jericó Chimeno apenas superan el cuarto de siglo de edad, y hace ocho años decidieron formar Black Soul, un singular grupo de rap cristiano. A pesar de que esta música nunca ha tenido un componente demasiado religioso, estos artistas se sumergen cada día a través de sus bases y sus letras en el mundo propio de los jóvenes, con la única misión de acercarlos a Dios.

“Es importante dar un mensaje que no sea tan explícito y poder llegar a la gente que no lo conoce. Hay que hablar de Dios a los jóvenes en su propio idioma y no ponerse a sermonear”, comenta Jericó a Mirada21.es. El rap y la fe son sus dos razones de vida y están en el origen de todos sus proyectos. “El rap y el Señor son los que nos han unido. En 2006 nos presentaron en la puerta de una parroquia y comenzamos a hablar de nuestra afición al rap, ya que vestíamos con la estética propia de los raperos. Entonces pensamos que podríamos probar a hacer algo juntos y ver qué salía. Un cristiano no puede ser un calientabanquillos dentro de una Iglesia de sacristías”, afirma Josué a este medio.

La fe y la música buscan cambiar el mundo
Para los integrantes de Black Soul, el mensaje del Papa de ir a donde está la gente fue clave para poner en práctica la idea. “Alguna vez hemos actuado en salas de fiesta donde después de nosotros cantaba el telonero de Rosendo. Muchas veces el público al ver que es un evento cristiano rechaza nuestro mensaje, pero no solo hay que moverse en sitios fáciles, hay que expandirse para que nuestro mensaje pueda llegar a esa gente”, explica Jericó, de 26 años de edad.

La primera actuación multitudinaria de estos raperos se remonta al año 2007, cuando rapearon ante más de 4.000 personas en la Plaza de Oriente de Madrid, con motivo de la apertura de la Misión Joven. En la actualidad, acuden a distintas provincias españolas cuando les llaman o cantan en fiestas populares como las de San Isidro en Madrid. “En nuestros conciertos hacemos dinámicas con el público y damos nuestro testimonio, que no parezca que somos unos zumbaos que nos inventamos que vemos a Jesús”, relata Josué sobre el formato de sus actuaciones.

El éxito musical más importante de estos jóvenes ha sido el sencillo“Contracorriente” (2013), donde colaboran con el músico Fresh Sánchez. El videoclip fue grabado entre Getafe y el Cerro de los Ángeles y como dice el estribillo “la alegría del creyente” es la fuerza que les mueve a crear sus piezas musicales. “Los jóvenes de hoy tienen muchas inquietudes de encontrarse con Jesús y de poder superar los obstáculos con alegría. Jesucristo es el sentido de la vida. Un mundo mejor no va a venir por las armas, ni por la economía, solo Él es el camino”, afirma Josué.

“El rap y el cristianismo han estado siempre muy distanciados, incluso muchas veces promueven lo contrario. Pero seguramente puedas llegar a mucha más gente con una canción de rap que con la música clásica”, asegura Jericó. Para Josué, por su parte, “lo que tiene de evangélico el rap es tratar de buscar un mundo mejor, poner luz a lo que no es justo y tratar de cambiarlo, estar en la brecha, en la denuncia. Jesús es lo que ha venido a anunciarnos, una buena noticia, que los esclavos quedan libres de sus cadenas”.

Una gran obra desde un pequeño estudio
Las funciones de este par de raperos se entremezclan según lo caprichosa que sea la inspiración en ese momento. Las letras de las canciones, extraídas de textos bíblicos la mayoría de las veces, son ideadas por los dos componentes y el papel de productor musical corre a cargo de Jericó. Un pequeño estudio en la casa de este último hace de cocina para los dos discos que han sacado hasta ahora. Las redes sociales e Internet son las principales armas de difusión de sus canciones y a menudo se ven sorprendidos por mensajes de agradecimiento que llegan hasta sus perfiles.

La música cristiana en España en la mayoría de las ocasiones se ve como algo de gente pusilánime o pasada de moda y, sin embargo, en otros países esta modalidad es sinónimo de éxito. “En Latinoamérica hay más respeto y se vive más la música cristiana, existe todo un tejido discográfico que aquí cuesta mucho conseguir. Estamos un poco sometidos a la guitarra en la música cristiana. En América igual se llena un concierto con 300.000 personas que cantan y oran con grandes orquesta”, relata Jericó.

Las ganas de trabajar en favor del Evangelio cada día crecen en estos jóvenes que ya piensan en su nuevo proyecto “Luz”, en el que contarán con varias colaboraciones. La fe que ahora transmiten mediante el rap será siempre el gran motivo que un día les cambió la vida. “Yo te puedo dar fe de que nos ha transformado a nosotros y hemos podido compartir nuestra fe, el arte nos lleva a la belleza que es Dios”, concluye Jericó, un joven artista al que no le extrañaría nada que pronto se pudiera escuchar en misa una canción de rap.

(Leer original aquí) #Mirada21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s