¡Guadalajara en un llano…

mexico1m Aeropuerto Internacional de Guadalajara Miguel Hidalgo y Costilla, da la bienvenida un gran rótulo a los que se dejan caer en la segunda ciudad de México. Unas nubes negras, habituales por estas fechas, decoran el cielo de la capital del estado de Jalisco. Situada en el centro oeste del país, la ciudad tiene una población de casi dos millones de habitantes y es conocida por ser la cuna de algunas de las tradiciones por las que los mexicanos son conocidos en el mundo entero. Entre los made in están los famosos mariachis, el tequila y cantantes de la talla de Carlos Santana o el grupo Maná.

DSC_0347[1]Lo primero que uno se encuentra al llegar a la ciudad es su casco histórico, un claro ejemplo de que nunca se puede renegar de los antepasados. Los edificios de piedra de la Plaza de Armas o de la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres no tienen nada que envidiar a los que pueda haber en ciudades españolas como Santander o Pontevedra. La metrópoli, de la que un día desembarcó la rueda, la imprenta o la católica dignidad del ser humano, sigue muy presente todavía. La plaza Tapatía muestra este legado, allí un árbol de bronce se levanta como símbolo de la ciudad. Si no fuera porque el oso y el madroño en esta ocasión son dos leones y un roble, podríamos estar en la mismísima madrileña Puerta del Sol. A escasos metros se puede leer, en dos gigantescas estelas rojas, el bando por el cual Carlos V concede a Guadalajara el título de ciudad.

DSC_0751[1]El punto neurálgico de Guadalajara es, sin duda, la catedral de la Asunción de María Santísima. En la plaza donde se levanta, mariachis, vendedores ambulantes y boleros (limpiabotas) compiten por la clientela. Estos últimos, popularizados por el genial Cantinflas, son una verdadera religión en todo el país y hasta ellos acuden desde el carnicero hasta el concejal. El templo, terminado en el año 1618, acoge en su interior numerosas capillas entre las que destaca la de los mártires cristeros. Un altar recuerda a los miles de católicos asesinados durante la persecución religiosa vivida en México en los años 20. Sin embargo, hay un lugar que sorprende especialmente al visitante. En una vitrina, ante la que se congregan numerosos devotos, se pueden contemplar, según reza el cartel, los restos de Santa Inocencia, una niña romana de los primeros años del cristianismo. El cuerpo incorrupto y en mal estado de conservación llegó hasta allí en 1925 y hoy en día posee gran fama milagrera. No son pocos los que aseguran que, cada cierto tiempo, la menor llega a abrir los ojos.

DSC_0757[1]A unas calles de la catedral se encuentra el mercado de San Juan de Dios. El mejor lugar para tomar el pulso a la ciudad y conocer de cerca el estilo de vida de los tapatíos. La planta superior del edificio está reservada para los tradicionales puestos de comida. En un inmenso corredor se sientan miles de lugareños cada día a la hora de comer. Entre el pozole y las típicas tortas ahogadas, los más meláncolicos contratan a mariachis para que les alegren el día. Los productos más tradicionales, como la fruta o la verdura, tienen cabida en la planta baja, donde se intercalan con puestos de santería. Las estatuillas de la Santa Muerte o de Jesús Malverde, un bandolero al que hoy en día muchos se encomiendan, son las grandes protagonistas. En esta zona también se pueden adquirir los clásicos boleros de madera, las máscaras de lucha libre mexicana o unas botas de cuero de los charros de Hidalgo.

DSC_0592Con un millón y pico de habitantes, Zapopán es el octavo municipio más poblado del país y amenaza con hacer sombra a la propia Guadalajara. Esta ciudad, pegada a la capital del estado, es famosa por acoger a Nuestra Señora de la Expectación. De tan solo 34 cm de tamaño, la imagen de la Virgen data del 1530 y es visitada cada 12 de octubre, Día de la Raza, por miles de romeros. La talla mariana tiene una réplica en la catedral de Ciudad de México y es, después de Guadalupe, la advocación más importante del país. El centro de una de las ciudades con más renta per cápita de México es de estilo colonial y de su arquitectura destaca el Arco de Ingreso. La arcada se remonta a la época de los españoles y en él se pueden ver motivos de La Conquista. Con las bocinas de La Bestia, a su paso por este municipio, me traslado a otro lugar. Esta red ferroviaria se ha hecho trístemente famosa por transportar en sus cubiertas a miles de inmigrantes, víctimas de todo tipo de infortunios al intentar llegar a Estados Unidos.

DSC_0640El viaje por la capital de Jalisco termina en su área metropolitana donde se encuentra San Pedro Tlaquepaque. Una ciudad de 600.000 habitantes famosa por tener uno de los cascos histórico más pintorescos de la zona. Los grandes caserones del centro se alternan con plazuelas donde artesanos llegados de otras regiones comercian con sus obras. Los trajes de lino blanco, las pulseras de colores y el tequila se pelean, con las galerías de arte, por atraer a los turistas. El Parián es el corazón de Tlaquepaque, el recinto porticado lo forman 19 cantinas en las que se puede disfrutar de la comida y la música más tradicional. Sin embargo, un lugar destaca sobre el resto, y, curiosamente, no es material. La plaza principal acoge cada tarde a los Voladores de Papantla. Un ritual de origen mesoamericano declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en el año 2009. En este curioso espectáculo unos valientes danzantes vuelan a 20 metros de altura, atados de los pies por una cuerda, mientras un niño, encaramado a un tronco, toca la flauta y dirige el movimiento.

Julio 2015 – Guadalajara (México)

Anuncios

Un pensamiento en “¡Guadalajara en un llano…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s